Muchas veces, en nuestras vidas, ocurre que nuestro hogar se queda pequeño o que necesita una reestructuración de los espacios porque la familia crece, o las necesidades cambian. En ese caso es necesario realizar una reforma estructural que permita adecuar nuestros objetivos a una nueva distribución de la casa.

El estudio por parte de un arquitecto de las posibilidades de redistribución puede resultar beneficioso, pues conseguirá adecuar a nuestras necesidades los espacios teniendo en cuenta los materiales y los procesos, dentro de los estándares de seguridad legales.

AÑADIR UNA HABITACIÓN A LA CASA

A continuación os mostramos la reforma integral de un piso en Valladolid. En este caso el cliente necesitaba que su vivienda pasara de tener 2 a 3 dormitorios y eso se hizo.

 

 

Se hizo una cocina americana, y donde estaba la cocina se adaptó para convertirlo en un dormitorio. Además se aprovechó a su vez para ampliar el baño, realizar un armario empotrado en el dormitorio principal y se colocó tarima en toda la vivienda.

Y todo ello sin costes exagerados. Se consiguió realizar una reforma integral de la vivienda con una adaptación al presupuesto planteado al cliente y en poco tiempo

Por este motivo es fundamental contar con el asesoramiento de un arquitecto, que se encargará de plasmar su idea, realizando los planos para que todo salga bien y sin sorpresas.